Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EL ROBLE Y EL VINO I

  • Autor: 
  • Publicado: 2013/11/09
  • Comentarios: 0

La influencia del roble sobre la estructura y aroma es vital para muchos de los grandes vinos del mundo. La procedencia, el corte de las duelas, la vejez de la barrica y el tiempo que el vino permanece en ellas son las variables que bien combinadas pueden hacer de un vino bueno uno excelente.

El roble no es uno de los componentes fundamentales en la elaboración del vino ya que la mayoría de los vino jóvenes blancos, rosados y tintos no pasan por él. Pero si es cierto que cada vez más se tiende a usar el roble para redondear los vinos sin que el aporte de madera sea excesivo o muy agresivo, dándole un sutil toque aromático y aportándole los taninos suficientes para dotarlos de una mayor longevidad.

Como en muchos de los casos en la historia, la simbiosis roble-vino se dio un poco por casualidad. Antiguamente la única manera de transportar líquidos con garantías era en barricas de roble o en vasijas de barro. La verdad es que la invención de la barrica o tonel hay que dársela a los pueblos celtas del norte y centro de Europa y la usaban para transportar la cerveza que fabricaban . Poco a poco la barrica se fue introduciendo en el transporte de líquidos al conocerla los romanos en sus conquistas por el norte de Europa. Ya Julio César habla de los toneles como material bélico al utilizarlas los celtas con líquidos inflamables dentro. La superioridad de la barrica con respecto a las vasijas de barro radica en su mejor transportabilidad ya que una persona puede hacer rodar un barril para cargarlo o descargarlo. El hecho de que al llegar a destino el vino hubiese ganado aromas hasta ahora desconocidos y una mayor estructura hizo que se extendiese la práctica de utilizar la madera para dar una mayor consistencia y durabilidad a los vinos. A veces, por los viajes tan largos que realizaba el vino y las altas temperaturas que alcanzaban hasta llegar al caribe los vinos adquirían aromas desagradables y se estropeaban, pero en otras ocasiones mejoraban sustancialmente el líquido que llevaban. Por ejemplo, para elaborar el Madeira se sigue utilizando un sistema para calentar el vino de forma que se imite el viaje que realizaban en barco de una forma artificial y el calor de los trópicos

Siempre hay alguno más listo

Siempre hay alguno más listo

.

Pero, ¿por qué el roble?. La madera de los árboles suelen tener unas vías que recorren el árbol de arriba a abajo lo cual hace que sea imposible utilizarlo para hacer barricas las cuales deben ser impermeables para que el vino no se filtre. Pero el roble es la única especie que contiene una sustancia que tapona estas vías haciendo su madera impermeable y apta para contener líquidos. De las tres especies de roble aptas para hacer barricas dos son francesas y una americana. La americana tiene la particularidad de contener una mayor concentración de esa sustancia lo cual la hace más adecuada para estos menesteres. Por ello las barricas suelen ser de procedencia americana o francesa, aunque últimamente se han sumado el roble del caucaso e incluso algún roble español y asiático. Las variables con las que se juega a la hora de construir una barrica son :

- La procedencia del roble.

- La elaboración de la barrica (corte de la madera, etc).

- El secado.

- El tostado.

En el siguiente artículo profundizaremos en estas cuatro variables.

 

Tags: roble

Últimas Noticias